Captar el alma de la estación: el Invierno

El invierno nos lleva a recogernos, a descansar y también a disfrutar de la cálida hoguera de nuestro hogar. El alma de la estación desvela nuestro paisaje interior. Nos conecta con nuestra necesidad de soledad, de calma, de retiro: la posibilidad de volver a nuestro propio santuario interior y renovarnos allí.

El alma de la estación desvela nuestro paisaje interior. Nos conecta con nuestra necesidad de soledad, de calma, de retiro: la posibilidad de volver a nuestro propio santuario interior y renovarnos allí. Ese espacio que reside en nuestro interior, que nos centra y nos enraíza, que nos conecta con el núcleo de nuestro propio ser.

Durante el invierno, los árboles envían su energía a sus raíces, bajo tierra, donde existe una intensa actividad y revitalización, aunque no la veamos. Así que durante esta estación nuestras energías también bajan a lo profundo de nuestras raíces para que podamos hacer balance. El invierno quiere que  permanezcamos en resonancia con nuestro corazón. 

Tomémonos un tiempo de escucha profunda, se nos regala la oportunidad de crear nuestro porvenir. De invocar y visualizar nuestros propósitos, de plantar y arrelar en nuestro corazón nuestras semillas del futuro, acójamoslas con amor y respeto y acompañemos su cálido tránsito con la energía del invierno durante esta estación.

¿Cómo captar el alma de la estación?

Sobretodo procurándonos descanso y cuidándonos. ¡Te propongo algunas ideas!

Ingiriendo alimentos propios de esta estación:

  • Las sopas y cremas de verduras son una buena opción y brindan un montón de oportunidades.
  • Cereales integrales: arroz, mijo, quinoa, avena.
  • Potajes y estofados.
  • Manzanas al horno y compotas de frutas.
  • Infusiones, tés y café de cereales.
  • Frutas secas.

Tomando un tiempo para caminar por la naturaleza

Disfruta de una caminata por la naturaleza, dejándote empapar por las sensaciones que se despiertan durante el paseo al contemplar los diferentes elementos naturales que van apareciendo; sentir el aire, el frío, el entumecimiento en las extremidades; disfrutar de los colores del entorno; abriéndote a los olores del lugar.

Si deseas regalarte un espacio para escucharte, para sentir el lenguaje de tu cuerpo y de tu corazón. Si deseas incorporar en tu día a día herramientas y hábitos como estos pero no sabes por dónde empezar, puedes reservar una sesión conmigo y te explico como hacerlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Recibirás artículos de blog sobre yoga y vida con consciencia. Además serás el primero o primera en enterarte de nuevas clases y ofertas.