La Respiración: fuente de Vitalidad y Salud

Los antiguos sabios orientales ya sabían del inmenso poder de la respiración. Un acto del que apenas tomamos conciencia en nuestro día y, sin embargo, una herramienta poderosa y sencilla que nos acompaña siempre. La respiración es fuente de energía vital y nos abre las puertas hacia el cambio y la transformación interior, elevando nuestro grado de amor y comprensión hacia la vida.

Nuestra sociedad nos empuja cada vez más a vivir desde el esfuerzo, las prisas, las obligaciones, ¡a estar en la acción!, debilitando nuestro sistema nervioso debido al estrés, la ansiedad, las frustraciones emocionales, problemas de trabajo, inseguridades, etc. Esto, automáticamente altera nuestro ritmo respiratorio disminuyendo, en consecuencia, nuestra vitalidad y energía.

Por ello, cada vez se hace más necesario e importante abrir y explorar un espacio interno para darnos el permiso de cuidarnos sin justificarnos, sin culpabilizarnos o culpabilizar al otro, al trabajo…

Es importante responsabilizarnos de nuestra salud y, en consecuencia, del estado de nuestra energía vital, para conectar con una frecuencia sanadora de renovación y ligereza que nos libere del patrón del esfuerzo.

La vitalidad tiene que ver en cómo cuido la totalidad de mi ser, es decir, que lo verdaderamente importante es la actitud con que realizo cada acto de mi vida, cuál es el grado de amor y de comprensión que pongo en cada acción, palabra y mirada en mi día a día.

Para ello hoy quiero hablarte de lo importante que es tomar conciencia e integrar la respiración consciente y dirigida en nuestro día a día.

Los antiguos sabios orientales ya sabían del inmenso poder de la respiración. Un acto del que apenas tomamos conciencia en nuestro día y, sin embargo, una herramienta poderosa y sencilla que nos acompaña siempre. La respiración es fuente de energía vital y nos abre las puertas hacia el cambio y la transformación interior, elevando nuestro grado de amor y comprensión hacia la vida. En consecuencia, elevando la calidad de nuestra energía vital.

Cuerpo, mente y respiración están interrelacionados. Todo lo que sucede en la mente influye en la respiración. Por esto el pulso aumenta y la respiración se agita cuando estamos excitados y por lo mismo, la respiración es muy profunda y el pulso es lento cuando estamos relajados.

En nuestro día a día es importante combinar espacios de expansión con espacios de recogimiento: balancearnos entre momentos de acción, de hacer, de movimiento… con momentos de soltar, parar, descansar. 

Abrirse a momentos de ligereza y suavidad permite que nuestro sistema nervioso, que está relacionado con nuestra respiración y con nuestras emociones, no se colapse y nuestro organismo pueda realizar armónica y equilibradamente sus funciones vitales aportando salud a todos los planos de nuestro ser.

Nuestra  forma de respirar
determina quiénes somos

La respiración habla sobre nuestra relación con el mundo y con nosotros mismos. Es la herramienta más simple, y a la vez más profunda para crear la vida que queremos.

Por medio de la respiración podemos manejar nuestras emociones, nuestros estados de ánimo, la forma en que reaccionamos… y así, construir la realidad que queremos vivir.

Cuanto más en coherencia nos sentimos con nosotros mismos y con nuestro entorno, más abundantes, agradecidos y plenos nos sentimos y, en consecuencia, el grado de amor y comprensión con el que nos vinculamos a la vida se eleva de tal manera que empezamos a ser más dueños de nosotros mismos: habrá más silencio en nuestro interior y más cerquita estaremos de nosotros mismos, de nuestra esencia y conectados a todo nuestro potencial.

Utilizamos la respiración para actuar sobre la mente y acumular poder enérgetico,
de esta manera seremos más dueños de nosotros mismos

La respiración consciente nos permite:

  • Gestionar de manera saludable y comprender nuestras emociones liberándonos de desequilibrios tales como la ansiedad, el estrés, la depresión, el insomnio, los trastornos digestivos, hipertensión, trastornos neurológicos, enfermedades autoinmunes, etc.
  • Vivir en el presente y sentir que estamos vivos, lo que nos hace sentir empoderados.
  • Mejorar nuestro sistema inmunológico, pues está directamente relacionado con la sensación de bienestar, felicidad…
  • Mejorar nuestra autoestima al sentirnos mejor dentro de nuestro cuerpo.
  • Desintoxicar, limpiar, soltar, liberar, sanar…
  • Sentirnos más enraízanos, de estar en paz, de sentirnos a salvo dentro de nuestro cuerpo, transformando la experiencia que estamos viviendo en esta vida.
  • Conectar con nuestra intuición y desplegar todo nuestro potencial.

Si deseas regalarte un espacio para escucharte, para sentir el lenguaje de tu cuerpo y de tu corazón. Si deseas incorporar en tu día a día herramientas y hábitos como estos pero no sabes por dónde empezar, puedes reservar una sesión conmigo y te explico como hacerlo.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete para estar al día de todas mis propuestas y recibir recursos y reflexiones inspiradoras.